«En el mundo de la hiperconexión, no estar en la Rabiosa actualidad de tu propia actividad, ya es pecado. No vale esperar para contar, tu público quiere saber al instante lo que haces».

En la Era de trabajar en formato co-work en la cafetería, salón ó mesa compartida del Mac Donald´s no podemos dejar un instante sin medir lo que hacemos. La ampliación de tareas diarias conforman el double check constante -y en azul- que debemos pasar para estar a la última a todo momento. Pero cuando hablamos de estar en la cresta de la rabiosa actualidad de los feeds amigos, nos referimos a hablar y comunicar sobre lo inmediato que nos sucede en nuestra -a veces- interesante vida pro-personal.

Es importantísimo que tus seguidores sepan lo que haces a todo momento, pero no todo lo que haces. ¿Mides qué acciones imprimen mejor tu mensaje en los demás?, igual no has pensado siquiera en tener un tono para tu vida pro-personal. En los círculos sociales físicos mides cómo hablas y moderas el mensaje según la cantidad de receptores, el ámbito y luego la posibilidad de un impacto en tu reputación. Nunca podrás medir ese nivel de impresión -aunque te esfuerces por ser el más majo-, al menos no como en las redes sociales digitales.

Por lo anterior y mucho más, debes hacer una lista de lo que quieres y lo que no debes comunicar para establecer un sistema de trabajo y un workflow que no te robe horas importantes.

«Estamos transitando la digitalización del Yo, nos estamos alejando de la hipersensibilidad para llenarnos de hiperconexión».

¡GESTIÓN DEL TIEMPO!, no nos da la vida pero queremos trabajar, comunicar y conciliar una vida ajena al estruendo constante de los bits.

La formación en todos los campos alrededor del Influencer son en muchos casos débiles, por tanto dependerá mucho de la capacidad de adquirir conocimiento práctico en tutoriales express. Y en este punto muchos se quedan detrás, por falta de capacidad técnico-creativa y de estar a la última con la tecnología.

Aprender haciendo y publicar haciendo son términos que requieren de una atención diferencial, de un alejamiento del miedo constante que la opinión ajena ejerce sobre nuestras ganas de estar vinculados en el maremoto colectivo e infinito que son las redes.

Una vez dominado todo lo que se considera básico podrás jugar con tu campaña constante de ti mismo. Y en esto no tener ninguna duda sobre el «autobombo», palabra que aborrezco por ignorante y sintética.

La imagen desde tiempos del papiro, se ha trabajado y moldeado para generar impresiones, nunca jamás fue al contrario. Hemos sido presos de los medios de comunicación lineales que nos decían que era y que no era parte de una tendencia o que era propio de ser admirado. La reflexión sobre si ponemos o no la carne en el asador a la hora de crear una imagen de nosotros mismos, es si realmente quien crees que eres se ajusta a la realidad. Si has perdido en el campo social físico, en el digital puedes llenarte de millones de seguidores pero no por ello estar feliz. El primer triunfo debe ser que te conozcas tan bien a ti mismo que nadie podrá forzar una opinión propia de ti y convertirla en otra cosa. Nadie atentará contra tu moral porque habrás dominado las artes de las redes sociales físicas para generar reputación siendo una pro-persona que no juega con la información en su beneficio, sino que, la comparte con quien la pida.

 

  • Pro-persona. Aquél individuo que decide vincular su personalidad profesional con la personal para fusionarla en un life style constante, en el que vida y ocio por partes iguales definen la actividad con la que paga las facturas.

Sec 1- EXT DÍA- cualquier lugar.

(Ella/él me mira, se cuestiona si lo que digo le suena a básico, luego de reflexionar que todo lo que acaba de publicar lo hizo sin filtro y sin medir quien lo iba a mirar… Seguido de un ¡Fuck!)

-Bueno Elbio, ¿qué hago entonces?_ No debo poner caras -pienso- porque delataría lo que pretendo responder y quizás mal entienda todo.

-Lo que hay que hacer en todos los casos y no en el tuyo en particular, es… Aprender todo el tiempo que puedas manteniendo un interés constante por actualizarte tanto en lo creativo como en lo técnico. Tienes el último iPhone pero no sabes siquiera utilizar el Airdrop -algo que pocos utilizan en su workflow-, llevas un portátil sin todo el paquete completo de Adobe y Apple -sí, ambos.- y menos tienes todas las APPs que te ayuden a prescindir de la edición en ordenador. Eso es hoy en día no estar al día, porque no sacas un provecho máximo a los recursos infinitos que tienes…

Sin contar que tu comunicación no está nada medida -no digo estudiada, pero sí programada- y esto supone un problema porque siempre andas modificando tu perfil porque te arrepientes de lo que publicaste hace unos días. ¡Eso amig@! es un error, porque en la construcción colectiva de quien eres vas minando ese puzzle constante con piezas en negro, como pixeles muertos que no dejan ver todo tu potencial.

¿Qué debes hacer?, pues publica haciendo, haz y haz pero siempre con tus tres reglas básica, tu dogma particular, tus prohibiciones y también tus gustos bien definidos en colores y espacios.

En pocas palabras, no seas INFLUENCER, esa palabra que ya ha muerto. Sé tu mism@ con planificación y coherencia, con verdad y mucha naturalidad. Que en los años venideros, cuando seas más digital que físico, no te quedes atrapado en una celda en la que sufrirás porque no te soportas ni aguantas el trajín del día a día en el Feed de Feeds.

Porque Black mirror no habla de una distopía, ni Mr. Robot, ambas series narran sobre tu vida, hoy y ahora… ¡Medita sobre esto! y si tienes un consejo para, pues encantado de recibirlo que soy muy curioso.

Pd: Me encantaría que el sistema block chains se utilice como norma y que los artículos se actualicen para no envejecer nunca (¿un sueño?). Nah, una realidad que espero vivir.

 

   escrito por Elbio Nielsen en Media Attack

Leave a Reply