por Elbio Nielsen

 

Hablar de la cuarta revolución de la industria 4.0 (industria inteligente) supone reconocer que vivimos inmersos en la experiencia colectiva más alucinante de los últimos tiempos. En una nueva Era en la creación de contenidos, empresas, gestión y sobre todo en el comportamiento de las personas. La base del presente caótico es la digitalización y coordinación cooperativa en todas las unidades productivas de la economía. Algo que ha pulverizado -aunque la mayoría se resista- modelos anteriores, que estaban apoltronados en la comodidad de los sistemas funcionales cerrados, burocráticos y repletos de improductividad.

 

¿Tiene que ver el audiovisual con la cuarta revolución industrial?

¡Todo tiene que ver con todo!

 

El llamamiento de lo disruptivo comienza a sonar en las mentes de aquellos seres nativos digitales y bastante más en los millenials, que a fuerza de adaptación han entendido que es eso ó morir, así de llano y concreto. Por tal caso, todas las industrias se cayeron y renacieron con nuevos palabros que rellenaron las bocas de quienes fueron pioneros en la reinvención de los mercados, usos y costumbres a escala planetaria. Algo perfectamente orquestado desde el tratado de Westfalia.

 

A quienes todavía sueñan con ser directores de Cine ó influencers y fundamentan su futurible con una disciplina férrea solo focalizada en una tarea específica para conseguir destacar. ¡Malas noticias! para todos aquellos que entiendan la cuarta revolución como un lugar cómodo, de mucha estabilidad,  profesiones que duran toda una vida y sistema de pensiones asegurado, adiós.

 

Si sigues aquí…

La forma en cómo los profesionales se relacionan ha marcado un primer hito, que sigue a día de hoy y continuará en las próximas décadas evolucionando exponencialmente, la irrupción de las redes sociales digitales ha supuesto un solapamiento de lo online con lo offline. Televisiones imitando lo que sucede online, internet explotando en infinitas variaciones de entretenimiento, operadores por cable creando plataformas VOD e incluso modelos de negocios intrusivos como Amazon Prime video, saltando de un modelo de negocio ajeno al entretenimiento, apostando por ello.

Modernidad líquida

 

ANTES-unidireccionalidad-

Un productor creaba un concepto y contrataba guionistas, armaba un equipo y producía a riesgo o por encargo. La creación era subjetiva, acotada a una persona que en muchos casos estaba desconectado de la audiencia, sus gustos y visiones estéticas. Algunos -los mejores- siempre fueron conscientes y gracias a la medición del “share”, mediante técnicas de marketing directo, focus groups, iban recabando datos para hacer un perfilado por edades, también acotado. Todo era inexacto, y generaba una sociedad muy concreta en sus gustos.

 

HOY- infoxicación-

Cualquiera puede crear contenidos, simplemente debe activar una serie de pasos sencillos que le permitirán tener una audiencia específica, canales de distribución gratuitos lleno de posibilidades de éxito. Dependerá siempre del individuo en qué medida impacta con sus contenidos sobre la audiencia. La cadena de valor del audiovisual se ha transformado para convertirse en un mercado diferenciado del anterior.

A día de hoy el sin fin de posibilidades, según Zygmunt Bauman nos hace entrar en un proceso de “parálisis por análisis”, el exceso de información es peor que su escasez. La tendencia de las personas atadas en un punto concreto -su habitación- comentando lo que sucede allí afuera en la vida real es uno de los síntomas evidentes. Por esto nacen movimientos como el gaming -y tantos otros- que terminan por adoptar formas nuevas de narración, es decir, nuevos lenguajes. Que demandan un nivel más de inmersión ó abstracción de la realidad. Cierto es, que la capacidad de interacción es la clave de todas las nuevas narrativas, cuanto más interacción con la audiencia más definición de un nuevo formato o lenguaje. Aunque en el pasado la intención constante de generar interacción existía -con las tecnologías que contaban entonces- no era más que un añadido que no generaba un discurso propio. Hoy podemos preguntar y con BIG DATA crear eso que la gente busca en tiempo presente. Uno de los grandes logros de las nuevas plataformas VOD es justamente incluir rabiosa actualidad a producciones se series, concursos, etc. Existe una necesidad imperiosa de estar al minuto, esto es posible con el cambio de paradigma en la producción audiovisual. Hoy contamos con una herramienta de medición del “mercado exacto”, nativos digitales a quienes conocemos en profundidad. Desde sus gustos, aficiones, horarios y flujo de interés e interacción hasta lo que están por buscar -IA-. Hoy el término Big data* suena al antiguo “share” pero con un complemento esencial que es configurar historias con un foco concreto, el de conectar con estos nichos de mercado exacto.

 

El reto

Han nacido diversas metodologías derivadas del cambio de paradigma, algunas como “open innovation”, “Scrum”, “Motorola” y la lectura de la curva de innovación de Rogers (1962) nos proveen de la posibilidad de internalizar el cambio desde las organizaciones. Lo que significa es que debemos adoptar un cambio de mentalidad concreto apoyado en las diversas fuentes de conocimiento que nos empujaran a formalizar sistemas de creación más efectivos. Es muy importante dar el paso para funcionar como creadores ágiles capaces de dar respuesta inmediata al constante cambios en la industria.

 

Producir

La democratización tecnológica antes mencionada ha permitido agilizar todos los procesos de producción audiovisual, tal es así que hoy es posible grabar sonido e imagen en solitario y con una calidad óptima, si de estándares hablamos. Podemos distinguir entre diferentes escenarios que nos permiten concretar diversos tipos de contenidos audiovisuales, por un lado la producción ágil con dispositivos móviles nos permiten crear, post producir y distribuir en el “aquí y ahora” dotándolos de la capacidad de generar a gran velocidad contenidos.

 

Lenguaje

Pero a diferencia de los conceptos de calidad, lo verdaderamente significativo es el constante cambio en la creación de nuevos lenguajes y plataformas/contenedores. Las tendencias de uso también han modificado el apartado de la creación reduciendo la cantidad de imputs en pantalla para agilizar la historia centrada normalmente en lo discursivo. La semiótica de la imagen ha cambiado por el tipo de uso en internet, algo que simplifica el lenguaje de forma considerable, es por tanto que nuevas formas de discurso audiovisual están renaciendo como el Cine Arte, experimentación con formatos antiguos, uso de nuevas tecnología reactivas vinculadas a narrativas con un alto nivel de interacción. Las prosumers no quieren lo último, pretenden innovar desde la unión de las cosas, jugando.

 

Ideación

A día de hoy es nuestro deber reconocer todo lo antes mencionado y no solo investigar antes de anclar un suceso o una historia en un lugar y momento concreto; sino también hacer las preguntas oportunas respecto a qué tipo de historia será, en qué cantidad de plataformas será distribuida, qué nivel de interacción tendrá y si será de rigurosa actualidad, distopía, histórica, etc. Contestar preguntas sobre los diferentes perfiles de usuarios a quienes dirigimos nuestra historia es igual de importante para crear los diversos personajes del mundo que creamos. Analizar las posibilidades de este universo narrativo nos dará pautas concretas para visualizar la cantidad de aplicaciones posibles.

 

La simplificación argumental está a la orden del día y lo que mejor funciona es la historia de nuestros personajes, no hay héroes absolutos sino un grupo de personas que reflejan la identidad de tribus urbanas. La empatía es el motor de las nuevas historias, en la que la identificación con el usuario debe ser exacta. El nivel de interacción y el propio ritmo no es suficiente, algo ha cambiado para siempre.

 

Negocio

Algo que anteriormente los productores dominaban por experiencia era la capacidad de éxito del formato creado, por ejemplo en la televisión. La combinación entre el grado de éxito pasado y la idea a futuro, sumado a la capacidad de venta del productor, daban por sentado un potencial negocio. A día de hoy, el nivel de riesgo se puede reducir a un nivel asumible por pequeños productores, la antes mentada democratización ha permitido que mediante diversos métodos de financiación (crowdfunding, micromecenazgo, inversión pública, etc) pequeños productores puedan permitirse crear pilotos para vender a televisiones. Por otro lado muchos de los pequeños productores -los más valientes- se lanzan a la venta directa en internet, conocido es el modelo de negocio de un Youtuber, Instagramer, influencer en general. En los casos de plataformas transmedia una serie puede financiarse por métodos mixtos en los que el merchandising es parte de la capacidad de financiación. También es conocido el Freemium, permitir consumir un porcentaje del contenido para luego cobrar la suscripción y desbloquear el resto de contenidos.

 

Tipos de negocios en el audiovisual hay muchos pero lo determinante es cómo afrontar la capacidad de una idea como un negocio en sí mismo. Para esto, la metodología utilizada por la industria 4.0 es la utilización del Canvas bussines model, que nos dota de la visión global del potencial negocio en el que se determinan todas las preguntas que conforman el apartado de viabilidad de económica. Insisto en el cambio de mentalidad al afrontar la preparación del momento creativo.

 

Escucha activa

La capacidad del individuo en abrir bien los sentidos ante la infoxicación es una disciplina relacionada al alto rendimiento deportivo. Nuevas diversificaciones en el lenguaje y formato están permitiendo jugar y experimentar más que nunca. Por esto, sensibilizarse con la continuidad en la experimentación -más allá de la prueba error- es una de las claves para elevar las capacidades narrativas, y estar al día de lo que consumen las masas.

 

Las tendencias cambian como las modas, antes las temporadas estaban marcadas por la climatología y ahora solo depende de la capacidad de hacer y cambiar por parte de grandes grupos económicos. La competencia es abrumadora también en el mundo Start up que modifica sus tendencias según emergen nuevas tecnologías. Lo mismo sucede en el campo del diseño y la imagen al completo, la colorimetría que funciona en un momento concreto caduca exponencialmente más rápido que hace menos de cinco años. Instagram al sumar una función más provoca un nuevo torrente de lenguajes efímeros, esto permite un uso concreto y múltiplicidad de opciones. La gran mayoría de usuarios no son prosumers experimentados y carecen de inventiva ante la creatividad explosiva que potencialmente tienen entre sus dedos.

 

La relación cámara, equipo / persona ha sido superada por la integración total con el individuo que ante la nueva revolución efímera cuenta con herramientas que sobrepasan su propio intelecto. Llegar al nivel consciente y no paralizarse es igual de importante que formarse día a día, en una contínua autogestión.

 

INN

La innovación según Schumpeter es la inclusión de una nueva forma de producción que potencia la economía y la sociedad introduciendo nuevos procedimientos, productos y servicios. Según Pavón y Goodman, es un conjunto de actividad inscritas en un período determinado de tiempo generando tras su éxito un nuevo escenario económico. Según Nelson, es un cambio que requiere un considerable grado de imaginación y constituye una rotura relativamente profunda con la forma establecida de hacer las cosas y con ello crea fundamentalmente nueva capacidad.

 

La innovación de Everett Rogers -su teoría- consiste en una idea, práctica u objeto que es percibida por un individuo como algo nuevo. El concepto de innovación es puramente subjetivo dentro del individuo, y cuando la innovación se le comunica, se encuentra con la opción de aceptarla o rechazarla. Una innovación implica en el individuo una nueva fuente de conocimiento.

El proceso de decisión ante la posibilidad de aceptar una innovación es fundamentalmente una actividad de procesamiento de información y una motivación individual -tendencia adquirida por lo grupal- para reducir la incertidumbre sobre las posibles ventajas/desventajas de la innovación. La innovación suele tener unos atributos percibidos por el observador que le permiten decidir si adoptarlo o no.

 

DIFUSIÓN DE LAS INNOVACIONES DE ROGERS

El principal elemento es la innovación, cuando un individuo percibe su idea como nueva, esa idea se convierte inmediatamente en una innovación. La teoría de la difusión de innovaciones en términos de conocimiento, de persuasión, o decisión acerca de su adopción es igual de importante que la propia idea. Sobrepasar la incertidumbre y su implícita probabilidad asociada un número de alternativas, es por esto que la divulgación de una innovación tiende a reducir la incertidumbre, amplía el conocimiento y transmite una seguridad, un modelo estable. De alguna forma la difusión de innovaciones se ha vuelto un verdadero fenómeno social (por ej, Youtube).

Al ser propagadas -viralmente o no- las innovaciones o noticias, y al ser aceptadas (o rechazadas) las estructuras sociales sufren cambios a consecuencia del acto de difusión y reaccionan ante ello provocando un movimiento ascendente, el comienzo de la serie de olas.

 

 

ES POSIBLE INVENTAR

Aunque la sensación es inversamente proporcional a la afirmación del título, vivimos en un momento de innovadores – early adopters que están cambiando el panorama actual del uso extendido de la tecnología. No existirían muchos de los grandes cambios que confirman la hipótesis y posterior teoría de Rogers sino fuera por aquellos aventurados que en otra épocas abrían camino en medio de la selva o surcaban mares buscando nuevas tierras. Sin el empuje de los visionarios no estaríamos hablando del cambio de paradigma más profundo de los últimos miles de años. Cada vez se reduce más el efecto “fuego” “rueda” con saltos exponenciales en descubrimientos jamás imaginados por las grandes mentes del siglo XVIII.

 

Tenemos infinidad de posibilidades para combinar tecnología, creatividad y nuevos conceptos experienciales. Estamos a las puertas de una nueva forma de uso, consumo y creación, ante el futuro posible en la ciencia ficción. Por tanto, es momento de actuar, de idear y estructurar servicios que sumen nuevos negocios.

 

El techo lo pone el inventor, deseo mucho ánimo y disciplina a aquellos intrépidos que desean vivir en el futuro en medio de un presente algo difuso e infoxificado.

 

Leave a Reply